• Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
Please select your page
Lunes, 15 Mayo 2017 09:56

¿Cómo y por qué incluir protocolos de salud y seguridad en las empresas?

Escrito por  Wellandco
Valora este artículo
(1 Voto)

La Constitución de la Organización Internacional del Trabajo  establece el principio de protección de los trabajadores respecto a las enfermedades y a los accidentes del trabajo. No obstante, para muchos trabajadores esto se sitúa lejos de la realidad.

Es bastante común (y obligatorio) desde la ley 31/1995 que las empresas velen por la seguridad de sus trabajadores, sin embargo desde Wellandco creemos que desde la ciencia de la actividad física y del deporte se puede aportar un punto de vista diferenciador a estas estrategias.

Cada vez más escuchamos hablar de empresas saludables, de la salud de los trabajadores, salud laboral y un montón de maravillosas iniciativas que, a veces, se quedan pequeñas perdiendo de vista el gran objetivo, que una plantilla este sana y motivada, y que, en muchas ocasiones, se queda un cartel colgado en un tablón de anuncios que nadie lee. 

Nosotros abogamos por un cambio radical de mentalidad, la salud laboral o llevar la salud a las los puestos de trabajo no debería verse como una opción, sino como una estrategia necesaria para que la empresa pueda funcionar a su máximo rendimiento.

Podríamos justificar la introducción de actividad física laboral o de otras propuestas de salud corporativa hablando de número de bajas, de absentismo laboral y de cualquier cosa que queramos o podamos cuantificar, aunque eso, a estas alturas está más que claro, si alguien necesita datos… encantado de ofrecérselos. Pero, ¿qué pasa con las que no cuantificamos?, solo por poner un ejemplo,  ¿y si nuestros oficinistas, comerciales, responsables o cualquier trabajador cuando está en su puesto de trabajo se encuentra con molestias de cervical o lumbar?, ¿rendirá igual? ¿Podrá obtener la concentración que necesita? Para nosotros la respuesta es clara, y creemos firmemente que un trabajador sin un estado de salud óptimo es literalmente imposible que pueda alcanzar su rendimiento óptimo por mucho que lo desee.

Hablamos de la necesidad de dotar a nuestros trabajadores de todas las herramientas a nuestro alcance para que trabajen en las mejores condiciones posibles, no solo pensando en su rendimiento, sino también en su salud, su bienestar y, por su puesto, en su felicidad.

A diario nos encontramos con trabajos que necesitan posiciones forzadas (vamos a llamarlas con mayor riesgo de lesión) y, con mucha frecuencia, trabajadores con baja capacidad física ante trabajos verdaderamente exigentes, que les llevan a realizar compensaciones constantes con su cuerpo para poder llevar a cabo sus tareas diarias y que, por norma general, van a terminar padeciendo alguna lesión, más temprano que tarde,  entrando en un círculo lesional vicioso. Estas molestias, por lo general musculo-esqueléticas son de aparición lenta y de carácter inofensivo en apariencia, por lo que se suele ignorar el síntoma hasta que se hace crónico y aparece el daño permanente.

Nuestro organismo, es un sistema en constante cambio y evolución que se adapta a los estímulos que le damos, por tanto debemos ser muy cuidadosos con los estímulos  que enviamos. Si esta información que enviamos a nuestro cuerpo nos es correcta no beneficiará de ningún modo a nuestra salud y bienestar, como, por ejemplo, pasar 7 u 8 horas sentado sin movimiento, o realizar movimientos repetitivos durante una jornada laboral, ya que mi cuerpo se hará realmente eficiente para ello, otra cosa bien distinta es que eso no signifique un detrimento de nuestra salud, nuestra capacidad de movimiento o incluso la aparición de alguna patología.

Los profesionales del ejercicio tenemos muy claro los beneficios de incluir movimiento a nuestro cuerpo y sabemos cómo hacerlo, nuestra gran lucha es convencer cada vez a  más personas de que  el buen movimiento es buena vida.

Afortunadamente cada vez es más frecuente ver a personas “haciendo deporte” o cualquier actividad física y han sentido o conocen los beneficios que esto reporta. Nuestra pelea como profesionales en esta materia es hacer esto mismo en las empresas. Creemos que casi cualquier trabajo modifica el equilibrio de tu cuerpo y vas a tener que reequilibrarlo si pretendes tener buena salud, y claro…. Tenemos que saber que hay que hacer, no existe una fórmula mágica que nos lo diga, que puede pasar si trabajas sentado, o de pie o conduciendo, al final el día es más largo que la jornada laboral y cada persona va a depender de esos estímulos que reciba durante el resto del día.

No es lo mismo terminar de trabajar 8 horas sentado, coger el coche e ir a casa, y descansar, ir a comprar y ver la tele durante un buen rato, que terminar de trabajar 8 horas sentado, volver andando a casa y encima ser una persona activa, algún día de gimnasio (y ya siendo idealista total con un entrenador cualificado que nos aporte lo que necesitamos personalmente), salir con mis hijos a dar una vuelta en bici o andando o incluso echar una pachanguita de futbol o pádel ( no voy a entrar en la lesividad de estos dos deportes, esto merece su gran tema de discusión), sólo quiero dejar claro que no es lo mismo.

Por eso proponemos ese cambio de mentalidad, que sean las propias empresas y sus trabajadores los que crean y confíen en el movimiento humano, que por cierto es el que nos ha hecho ser lo que somos a día de hoy.

Si incluimos en nuestras empresas movimiento, nuestra experiencia nos dice que es algo más que positivo lo que conseguiremos, no sólo a aumentar el nivel físico de nuestros trabajadores, que les haga trabajar de forma más eficiente y segura, sino también el beneficio físico sobre todo de los trabajadores que comparten el tiempo de realización de las actividades propuestas para ellos.

Por eso queríamos hablaros de dar otro paso más en la salud laboral, incluir en nuestros protocolos de seguridad movimiento con diferentes objetivos.

Cuando abordamos un protocolo de seguridad, de forma muy resumida os puedo contar que  primero estudiamos que hay en él, qué apartados son más importantes y que información se da a los trabajadores. Cuando conocemos todo esto, vemos la realidad, ya que normalmente dista mucho de cómo se redacta un protocolo a como realmente se lleva a cabo, y de paso analizamos biomecanicamente cómo los trabajadores realizan sus tareas establecidas o no en estos protocolos.

Tras estos estudios se pasa al análisis y a realizar el protocolo que aunque dependerá de cada caso sí que vamos a encontrar 3 puntos comunes.

  1. Movimientos previos a la actividad a realizar. Al conocer la actividad a la que se enfrentan, el objetivo es realizar una activación del sistema músculo esquelético para utilizar la potenciación post-activación (PAP,  post-activation potentiation) y poder realizar nuestras tareas de la forma más eficiente y segura. También será necesario contar con la fuerza óptima de la musculatura principal que actúe en nuestras tareas para que el cuerpo pueda funcionar de forma natural.
  2. Movimientos durante la tarea. Gracias al estudio biomecánico podemos explicarle a los trabajadores y que entiendan e interioricen los movimientos más adecuados para las tareas específicas.
  3. Movimientos compensatorios. Durante las actividades laborales, suelen tener en común patrones de movimientos repetitivos donde algunas de nuestras cadenas musculares trabajarán más que otras y esto nos puede llevar a compensaciones, una vez detectadas incluimos movimientos efectivos que nos devuelvan al equilibrio previo, buscando que nuestra salud artro-muscular no se vea afectada por nuestro desempeño laboral.

Las claves de que nuestros protocolos de seguridad sean efectivos, consistirá en saber detectar que nos lleva a desequilibrios musculares y por qué se producen dichos desequilibrios. Para nada es un proceso fácil y necesitaremos de profesionales del movimiento para llevar a cabo esta integración en los protocolos. Lo que os puedo asegurar, es que invertir en protocolos no sólo será rentable a medio-largo plazo sino que nos dará como resultado trabajadores más sanos y felices que entenderán que la empresa conoce perfectamente las tareas que realizan y la sensación que estas producen, obteniendo además trabajadores que se sientan protegidos e identificados con su empresa.

Visto 298 veces Modificado por última vez en Lunes, 15 Mayo 2017 10:15
Más en esta categoría: « ¿Por qué te duele la espalda?

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Buy now

You can now buy this awesome Joomla Theme directly on Themeforest for a really low price for this awesome and stunning Joomla product!

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Etiam porta sem malesuada magna mollis euismod. Morbi leo risus, porta ac consectetur ac, vestibulum at eros. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue.

BUY NOW ON THEMEFOREST

×

Login

Please login using your credentials recived by email when you register.


¿Recordar contraseña? |  ¿Recordar usuario?

×

Register now


I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



  or   Login
×

En www.wellandco.es utilizamos cookies para garantizar la navegación por el sitio web y mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que consientes su uso. Accede a nuestra política de cookies para obtener información adicional sobre las cookies utilizadas, su finalidad y la forma de gestionarlas.

  Acepto la política de cookies de este site.